alaide

 Alaíde Foppa Falla fue una poetisa, escritora, feminista, crítica de arte, profesora y traductora, nacida en Barcelona, España el 3 de diciembre de 1914,1 de ascendencia guatemalteca por parte de madre y argentina por la vía paterna, quien vivió como exiliada en México, país donde se casó con Alfonso Solórzano, también guatemalteco, en donde nacieron tres de sus cinco hijos, Mario, Juan Pablo, Laura, Silvia y Julio, y en donde escribió gran parte de su obra poética. En los años cuarenta, adquirió la nacionalidad guatemalteca. En 1945 en este país conoció al presidente Juan José Arévalo con quien tuvo un romance y de quien tuvo su primer hijo, Julio Solórzano Foppa, que nació ya en México, y que fue reconocido por Alfonso Solórzano. Vivió también en Argentina y en Italia habiendo estudiado historia del arte y letras. Durante su exilio en México fue docente de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México en la que ejerció la cátedra de literatura italiana y de sociología. Antes de vivir en México, radicó en Guatemala.   Literaria, poetisa, escritora, feminista, crítica de arte, profesora y traductora. En 1950 regresó a Guatemala junto con su familia, pero luego tuvo que salir nuevamente al exilio tras el derrocamiento del gobierno del coronel Jacobo Árbenz Guzmán en junio de 1954. Fue una feminista activa que participó en defensa de los intereses de género. Fundó y colaboró en «FEM», tal vez la primera revista semanal feminista de México. Colaboró también en el «Foro de la Mujer», programa radiofónico transmitido por Radio Universidad en México durante varios años y se integró activamente a la «Agrupación Internacional de Mujeres contra la Represión».

Como crítica de arte, durante su estancia en México, promovió la actividad de numerosas artistas plásticas que luchaban por avanzar en su medio profesional y lo hizo tanto por conducto del Instituto Nacional de Bellas Artes del que fue asesora como de la revista «FEM».

Durante la década de los años setenta algunos de sus hijos se involucraron con la guerrilla guatemalteca, específicamente con el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). El año 1980 sería trágico para la familia de Alaíde Foppa: su hijo Juan Pablo, quien militaba en el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) de la guerrilla guatemalteca murió en Nebaj, El Quiché, y su esposo Alfonso Solórzano murió atropellado en la ciudad de México. La tristeza que tales eventos provocaron en ella, la hicieron escribir algunas de sus poesías más sentidas.

Alaíde Foppa viajó a Guatemala a renovar su pasaporte guatemalteco vencido y el 19 de diciembre fue secuestrada en pleno día en la 9a avenida de la zona 1 de la Ciudad de Guatemala, desapareciendo sin dejar rastro. Se asumió que fue el gobierno del general Fernando Romeo Lucas García el que ordenó la desaparición y más tarde el asesinato de Alaíde Foppa, pero no pudo comprobarse; organismos internacionales y grupos de intelectuales de Francia, Estados Unidos y México, exigieron que fuera regresada con vida, sin tener éxito en sus demandas.

En 1999, su hijo mayor, Julio, residente en México, condujo una campaña, también de corte internacional, para tratar de encontrar sus restos y a los culpables de su muerte. Se dijo que los despojos de Alaíde Foppa habían finalmente aparecido en el cementerio de La Verbena, en la Ciudad de Guatemala